Casi cuatro de cada 10 personas son pobres en la Argentina

  • Jueves, 29 de Septiembre de 2022 | País

La tasa de pobreza se ubicó en 36,5 por ciento en la Argentina al cierre del primer semestre de 2022, equivalente a 17,3 millones de personas, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

En tanto, la indigencia se ubicó en 8,8 por ciento, lo que representa a 5.300.000 personas, y se redujo 1,9 puntos en forma interanual pero se elevó 0,6 puntos frente al período precedente.

Los datos más duros revelan que más de la mitad de los chicos de 14 años –el 50,9 por ciento-– vive en la pobreza, y el 12,7 está en la indigencia.

La tasa de 36,5 por ciento representa una baja de 4,1 puntos respecto del 40,6  que se había registrado en el mismo período de 2021, cuando la pandemia había paralizado la actividad económica. A la vez, descendió 1,8 puntos con relación al segundo semestre del año pasado.

Las cifras oficiales muestran que el 27,7 por ciento de los hogares del país son pobres y la indigencia afecta al 6,8.

Las mejoras en los indicadores están relacionadas con la base de medición ya que durante 2020 y 2021 la pobreza estuvo por encima de 40 por ciento, dado los efectos de las restricciones sanitarias.

La peor situación se observó en el Gran Resistencia donde el Indec detectó que la mitad de la población es pobre. En similar rango se ubica Concordia, ciudad en la que el 49,2 por ciento de los habitantes no cubren sus necesidades básicas. 

En tanto, en la provincia de Buenos Aires el 42  por ciento sufre carencias para una vida digna.

Las ciudades en la que hay más de cuatro de cada diez pobres son Gran Catamarca (40,3 por ciento), Santiago del Estero (40), Gran Córdoba (40 y San Nicolás (40,7).

La mejor situación se detectó en la ciudad de Buenos Aires donde la pobreza alcanza a sólo el 16,2 por ciento de la población. La segunda mejor condición se observó en Ushuaia  (23,9) y luego aparece Formosa (24,4).

De acuerdo a los datos oficiales, los hogares en situación de pobreza están compuestos en promedio por casi cuatro personas cada uno (3,96), con una canasta familiar de 93.177 pesos e ingresos por 58.472.

De esta forma lo que ganan las familias pobres está un 40 por ciento debajo de lo necesario para salir de esa situación.

En el caso de la indigencia, también se detectaron cerca de cuatro personas por hogar (3,89), con un ingreso de 26.000 pesos para una canasta básica alimentaria que cuesta 40.857.

La información difundida por el Indec no captó la escalada inflacionaria que se produjo en julio, agosto y lo que va de septiembre, que profundizó la pérdida de poder adquisitivo de las familias.

Conciente de esta situación, el Gobierno otorgó ayudas especiales a jubilados y a los sectores más postergados para hacer frente a la suba de precios.

POR ROBERTO PICO (NA)