El Lobo ganó un partidazo y alcanzó la punta

  • Lunes, 20 de Mayo de 2019 | Deporte Local

El bicampeón logró un importantísimo triunfo 4 a 2 ante Peña La Nº 12, para subirse a lo más alto de la tabla junto a River Plate, que igualó 0 a 0 en Rawson, ante San Lorenzo.

Por nombres, posiciones en la tabla y estilos de juego, se esperaba que el choque en el Aldo Carena sería muy atrayente, y las expectativas no se vieron defraudadas. Ambos jugaron un gran partido, con un electrizante primer tiempo y un complemento cargado de suspenso y emociones.

El Lobo se puso rápidamente en ventaja, a los 4 minutos, cuando Thomás Frontera canjeaba por gol el penal que le había cometido  Emanuel Romero.

El gol hizo que el trámite se transforme en ida y vueltam ya que al conjunto de Juan Cerella el tanto tempranero le cambió todos los planes, ya que la obligación de ganar del Lobo se trasladaba a las filas propias. En tanto, los dirigidos por Mario Gambini apostaban a uno de sus principales recursos ofensivos: la salida rápida en contraataque.

La Peña lograba una muy buena chance para empatar en el primer cuarto de hora, con un desborde por la derecha de Martín Zanotti, pero Alejo Puglisi cabeceaba apenas sobre el horizontal del arco defendido por Emmanuel Keizer.

Por su lado, 9 de Julio empezaba a prevalecer y a justificar la diferencia realizando una presión bien alta que le incomodaba mucho al Xeneize, y le hacía cometer errores que serían determinantes a la hora de evaluar el resultado.

Díaz, Montero y Frontera se adueñaron del partido y a los 19 minutos elaboraban el segundo gol del Lobo. Díaz lo inició con un cambio de frente para Frontera, quedescargó para Montero. El pergaminense mandó un centro pasado por donde ingresaba Fernando Flórez que, de cabeza, decretó el 2-0 con tiro de pique al piso y contra el palo de Leo Petruchelli.

Las desventuras defensivas de La Peña no terminaron allí. A los 27, en una mala salida con su mediocampo, Thomás Frontera interceptó un pase y tomó a todos saliendo, al habilitar por la derecha a Montero, que muy inteligente y preciso, le devolvió una pared perfecta para que el Pela definiera algo mordido, pero esquinado, ante la desesperada salida de Petruchelli.

El 3 a 0 dejaba la sensación de partido liquidado, hasta que Agustín Pelardas no dio por perdida una pelota larga, y su esfuerzo terminó en un córner tras el cual llegó el primer descuento. 

Iban 31 cuando Barros mandó el centro, Martín Zanotti la peinó de anticipo y la pelota, luego de pegarle en el pecho a Keizer, le quedó servida a Lautaro Cerella para que pusiera el 3-1.

Esto hizo que La Peña le perdiera el respeto al bicampeón y desnudara falencias defensivas que también tenía el equipo local, que hoy jugó como visitante en su propia cancha. 

Las crecientes tareas de los hermanos Agustín y Federico Salaro nivelaron el juego en la mitad de la cancha, lo que hizo que Barros y Olavarriaga tuvieran más espacios y continuidad con la pelota.

Si bien el Xeneize ya jugaba más en el campo contrario, el Lobo se perdía el cuarto gol, tres veces en la misma jugada. 

Primero, en un centro pasado de Díaz que Tamburini exigió a Petruchelli desde un ángulo muy cerrado. Luego, con Montero que al capturar el rebote metió el remate en el travesaño. Por último, cuando Frontera, al capitalizar el nuevo rebote, definió bien esquinado contra el palo izquierdo de Petruchelli, que se lucío al sacarla espectacularmente.

La etapa se fue con otro grito de gol. En una jugada calcada al descuento, Barros mandó el córner y cuando Zanotti buscaba anticipar, fue derribado por Rocca dentro del área, y así Agustín Pelardas anotaba, de penal, el 3-2 sobre el cierre de la etapa.

El Lobo sintió el golpe anímico del gol recibido en la última jugada de la primera etapa y sufrió mucho en el primer cuarto de hora de la segunda.

La Peña lo acorraló en su área, pero sin fortuna. A los 4 minutos, Martín Zanotti volvió a peinar otro córner de Barros, pero esta vez  Cerella metió el cabezazo en el travesaño. Sobre los 12, Keizer le tapó también a Barros el empate que a esa altura el Xeneize merecía.

Con el correr de los minutos, 9 de Julio entendió que debía defenderse con la pelota. Así fue que la comenzó a hacer circular y La Peña no volvió a inquietar a Keizer. 

El partido se definió con el mismo Díaz transformando un error rival en un golazo. Iban 35 cuando Petruchelli impidió que la pelota se fuera al córner saliendo fuera del área, casi como un lateral por la derecha. En su afán de rechazarla, sacó corto, la pelota fue controlada por Matías Díaz, que desde tres cuartos de la cancha, la clavó con la de palo, en el ángulo izquierdo, pese al esfuerzo de Cerella de querer sacarla con la cabeza.

El 4-2 definió para 9 de Julio un partido que se le había complicado y que terminó ganando por la presión con la que forzó errores de Peña La Nº 12, al que bajó de lo más alto de la tabla de posiciones.

Un empate mentiroso

En Rawson, San Lorenzo y River Plate igualaron sin goles, producto de la falta de puntería, las pocas pero buenas intervenciones de los arqueros y varios remates que dieron en el travesaño.

El Millonario salió a defender la punta del campeonato ante un rival que se hace muy fuerte de local. San Lorenzo –que venía de empatar 1-1 ante 9 de Julio en este mismo escenario– fue el que mejores chances tuvo en la primera etapa, entre las que se destacaron los remates en el travesaño de Nico Palmieri y Joel Balcaza. 

River Plate, por su parte, venía de perder ante Rivadavia, y salvo una jugada inicial que el arquero Isasi daba rebote, no hizo demasiado.

Las cosas comenzaron mejor para el Millonario en el segundo tiempo porque Onzari anticipó a todos a la salida de un córner, pero su cabezazo se fue apenas desviado. Y Alejo Falgari metió un tiro libre en el travesaño, pero la expulsión de Mariano Di Toro, a los 22 minutos de juego, hizo que San Lorenzo volviera a llegar con peligro con un cabezazo de Molinari, que también dio en el horizontal, y un tiro libre de Batista que, en tiempo adicionado, Ramiro Tesei sacó con un manotazo salvador.

Para River, el empate le sirve para seguir puntero, mientras que a San Lorenzo lo deja con un sabor agridulce, porque pese a demostrar que merecía algo más, solo logró sendos empates contra dos de los candidatos al título.