En un fallo histórico, la Corte ratificó la autonomía de la CABA para definir las clases presenciales

  • Miercoles, 05 de Mayo de 2021 | País

La Corte Suprema le otorgó a Larreta un triunfo político rotundo en la pulseada que mantuvo con la Casa Rosada por las clases presenciales, con un falló histórico que excede largamente el motivo de la disputa al equiparar a la ciudad de Buenos Aires con las provincias y ratificar de manera plena su autonomía.

Con una mayoría casi absoluta –construida con el voto positivo de Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda, Carlos Rosenkrantz y Ricardo Lorenzetti– la Corte además cuestionó al procurador del Tesoro, Carlos Zannini, por la falta de rigor jurídico de su presentación en defensa del DNU de Alberto Fernández. 

"El Ejecutivo Nacional no ha brindado fundamentos idóneos y suficientes para sostener una potestad sanitaria federal que le permita legislar en lo que refriere a la modalidad educativa en el ámbito de CABA", sostiene el fallo de los magistrados que deja además una lectura política densa.

El fallo en soledad de la jueza Elena Highton de Nolasco en favor de la Casa Rosada, pone en blanco sobre negro la casi nula incidencia del Gobierno en el máximo tribunal. 

Highton de Nolasco  ingresó al máximo tribunal recomendada por Alberto Fernández durante el gobierno de Cristina Fernández y se sostiene en el cargo en base a un dudoso amparo, ya que superó el límite legal de 75 años para permanecer en el cargo.

Federalismo en discusión       

La Corte entendió que se trataba de un fallo de "máxima relevancia institucional" porque estaba en discusión "el modelo de federalismo argentino". Su pronunciamiento otorgó un triunfo nítido a Rodríguez Larreta y envía un mensaje a la política: "Cuando los temas llegan a la Corte, hay ganadores y perdedores".

En el plano político el fallo es un doble triunfo para nítido Rodríguez Larreta. Por un lado, fortalece su posición en la discusión que viene con la Nación por el recorte a la Coparticipación de la CABA y hacia adentro de Juntos por el Cambio, le permite exhibir frente al sector que lideran Mauricio Macri y Patricia Bullrich un abordaje institucional del conflicto con el oficialismo, mucho más efectivo que los escraches en la Quinta de Olivos o las declaraciones mediáticas efectistas.

El fallo se construyó en base al nudo argumental del escrito que trabajaron de manera conjunta Maqueda y Rosatti, que fueron coherentes con su pasado de convencionales constituyentes y ratificaron en todo el espíritu de la reforma del 94, que otorgó a la Capital Federal el estatus de Ciudad Autónoma, con rango y competencias equivalentes a las provincias.

La Corte definió internamente que se enfrentaba en esta cuestión, más allá de la discusión por las clases, a una fallo de "máxima relevancia institucional" que ponía en discusión "el federalismo argentino".

Los jueces enviaron además un mensaje a la política: "Cuando los temas llegan a la Corte hay ganadores y perdedores, mejor que la política resuelva sus diferencias políticas sin llegar a los tribunales". 

El máximo tribunal falló la semana pasada sobre más de 300 causas cuando antes de la pandemia, con los tribunales funcionando a pleno, el promedio estaba por encima de las 200 causas. Esto es leído en la Corte como un desborde de la judicialización de la política.