Fallo judicial y el retiro de dos "trampas de velocidad" renovaron el debate

  • Lunes, 08 de Abril de 2019 | Paí­s

El amparo presentado por un conductor en contra de las fotomultas, al que dio lugar hace una semana la Justicia de Entre Ríos, y el reciente retiro de dos aparatos de una ruta nacional en Corrientes por considerarlos "trampas de velocidad", renovaron el debate sobre ese tipo de dispositivos, aunque los organismos que nuclean a víctimas de accidentes viales afirman que "en el mundo está comprobado que las fotomultas salvan vidas".

"Está comprobado con estadísticas que cuando uno quiere hacer prevención sirven los controles viales que detienen autos, sirve generar conciencia a través de campañas y sirven las cámaras instaladas que después envían la multa", dijo ayer a Télam, Viviam Perrone, una de las fundadoras de Madres del Dolor.

Perrone, cuyo hijo Kevin Sedano murió en abril de 2002 tras ser atropellado por un auto, afirmó que "si bien es cierto que en el momento (que se realiza la fotomulta) la persona que va a más velocidad que la permitida sigue circulando, como no se puede tener un policía en cada esquina, es una forma de prevenir, porque quien recibe una multa se va a controlar la próxima vez que haga ese recorrido".

"Por ejemplo, desde que colocaron fotomultas sobre una calle donde se corrían picadas, ya no se corren más, nadie pasa los 60 kilómetros por hora", graficó.

El viernes 29 de abril el juez federal Nº 2 de Paraná, Daniel Alonso, había hecho lugar a un amparo presentado por un conductor entrerriano, declarando la nulidad del acta de infracción de tránsito por exceso de velocidad que se le había impuesto en Misiones.

El magistrado consideró que "no se aplicó" la metodología establecida en el artículo 70 del Reglamento Nacional de Tránsito, sino que se limitó a aplicar "un sistema automático que no puede actuar como mecanismo preventivo de siniestralidad vial".

Al respecto, mientras la provincia de Misiones rechazó el fallo porque "declara la inconstitucionalidad de dos leyes que no tienen que ver con los radares", Alberto Silveira, titular de la Asociación Civil Luchemos por la Vida consideró que "la decisión del juez habla de su ignorancia en materia de educación vial".

"En el mundo, las fotomultas se usan como una herramienta muy eficaz para evitar accidentes graves con lesionados o muertos por exceso de velocidad", aseguró Silveira, y destacó que "países como Francia o España multiplicaron las cámaras de control y les atribuyen una disminución de entre el 15 y el 20 por ciento de la mortalidad".

Sin embargo, el experto destacó que "si las cámaras son mal utilizadas, deja de ser positivo".

El 27 de marzo pasado la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) ordenó dar de baja dos cinemómetros controladores de velocidad colocados por el municipio de Mocoretá, Corrientes, en la ruta nacional 14, por considerarlos "trampas de velocidad" que, además, generaban riesgo para el tránsito.

En ese sentido, Silveira cargó contra quienes "ponen las fotomultas en lugares tramposos, a metros de un cartel que dice que hay a bajar la velocidad", porque la medida "se convierte en cazabobos y pierde su finalidad preventiva".

Por último, Perrone indicó que "lo ideal sería que la recaudación de las fotomultas se invirtiera en mejorar rutas, calles e infraestructura para prevenir accidentes".