Giro de Alberto: baja la tensión con Larreta y los gobernadores

  • Miercoles, 28 de Abril de 2021 | País

Alberto Fernández intenta volver a las bases dialoguistas que le sirvieron en el inicio de la pandemia y tras semanas de enfrentamientos bajó la tensión con la CABA y con los gobernadores.

Después de un año de consensuar medidas, tanto con Horacio Rodríguez Larreta como con los 23 gobernadores, el Presidente tomó las últimas medidas contra la pandemia, anunciadas dos semanas atrás, en absoluta soledad. En aquella ocasión, tomó por sorpresa a su propio gabinete al prohibir las clases presenciales y se embarcó en una disputa judicial y mediática con Rodríguez Larreta.

También evitó la reunión con los gobernadores que había sido una fija en las previas de los anuncios sobre la cuarentena hasta ese momento, y no sólo eso: filtró su rabia con ellos porque no toman medidas restrictivas en las provincias y le cargan todo el costo político a él.

Enojado

La imagen de un presidente que tomaba las medidas enojado y sin medir las consecuencias de sus palabras le trajo un resultado negativo. El mensaje grabado con el que anunció las restricciones y un reportaje posterior lo obligaron a Alberto a realizar un taller sobre discapacidad y a pedirle perdón a los médicos, luego de que se interpretó de sus palabras que se había relajado el Sistema de Salud.

Esas horas de ira lo hicieron bajar en las encuestas, en las que todavía conserva una imagen positiva o al menos un empate con la imagen negativa en lo referido al manejo de la pandemia.

Para salirse de ese sendero en bajada, decidió retomar el centro esta semana y acercó posiciones tanto con la CABA como con las provincias. Ayer, Santiago Cafiero invitó a su par porteño, Felipe Miguel, a una reunión en la Casa Rosada para definir las nuevas medidas que se anunciarán al final de la semana.

Tanto en ambas administraciones como en la provincia de Buenos Aires –que estuvo representada por el jefe de gabinete, Carlos Bianco–, coincidieron en celebrar la vuelta al diálogo y acordaron volver a verse mañana.

Áxel Kicillof sigue manteniendo una postura más dura respecto de las medidas que hay que tomar, pero Bianco al menos admitió que "el consenso es que hay una buena noticia, que es que dejaron de aumentar los casos".

Gestos de distensión

Hoy continuará la buena onda con la Ciudad tras una reunión de Sabina Frederic con el secretario de Seguridad porteño, Marcelo D'Alessandro. Es un cambio notable respecto de sólo una semana antes, cuando la ministra nacional intimó por carta al funcionario porteño para que hiciera cumplir el DNU presidencial.

El gesto de distensión también provino desde la CABA, en donde dejaron trascender que estarían dispuestos a suspender las clases presenciales en el nivel secundario. 

La Nación también hizo un guiño en ese sentido: un sector del comité de expertos se mostró a favor de la vuelta a clases y descarta otra fase 1. El bloque kirchnerista en la Ciudad, en tanto, moderó su tono y busca retomar el diálogo con el gobierno porteño.

Con respecto a los gobernadores, Alberto citó a la mitad para ayer y se reunirá hoy con los restantes.

Por vía remota se reunieron con el presidente los gobernadores de Jujuy, Gerardo Morales; de Salta, Gustavo Sáenz; de Formosa, Gildo Insfrán; de Chaco, Jorge Capitanich; de Entre Ríos, Gustavo Bordet; de Tucumán, Juan Manzur; de Misiones, Oscar Herrera Ahuad; de Catamarca, Raúl Jalil; de Santiago del Estero, Gerardo Zamora; de La Rioja, Ricardo Quintela, y de San Juan, Sergio Uñac.

A Alberto lo acompañaron, en el Salón Norte de la Rosada, el ministro del Interior, Wado de Pedro; el secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti.