La canasta de pobreza subió 3,4 por ciento y ya roza los $ 63.000

  • Miercoles, 19 de Mayo de 2021 | País

La canasta básica alimentaria, integrada por los productos mínimos que necesita una familia para comer y no caer bajo la línea de indigencia, aumentó 3,9 por ciento en abril, mientras que la suba de la canasta básica total, que introduce otros bienes y servicios y traza la línea de la pobreza, fue de 3,4. Así, por primera vez en varios meses, ambas canastas aumentaron por debajo de la inflación general del mes, que fue de 4,1 por ciento.

Sin embargo, en la comparación interanual todavía se puede advertir que los bienes y servicios básicos estuvieron más castigados por la suba de precios en los últimos doce meses.

De acuerdo con el informe publicado ayer por el Indec, la canasta básica alimentaria se encareció 49,1 y la canasta básica total 47,8 por ciento entre abril de 2020 y el mismo mes de este año, mientras que la inflación general fue de 46,3 en el mismo período.

De acuerdo con los datos oficiales, una familia tipo –integrada por dos adultos y dos menores– debió contar en abril con 26.677 pesos para no ser considerada indigente. Esto es, 992 más que en marzo y 8.780 más que en abril de 2020.

El mismo grupo familiar debió generar ingresos por 62.958 pesos para poder comprar la canasta básica total y no caer bajo la línea de pobreza. Esta canasta fue en abril 2.084 pesos más cara que en marzo y 20.364 más cara que un año atrás.

Esto muestra que aun con el aumento de mayo, un salario mínimo, vital y móvil no es suficiente para comprar la canasta de indigencia y dos de esos salarios no alcanzan tampoco para acceder a la canasta básica total.

Incluso si aplicara en una sola cuota el 35 por ciento de aumento del salario mínimo que fue definido el mes pasado –y no en siete, como efectivamente se acordó, lo que completará la recomposición recién en marzo de 2022– ese monto, de 29.160 pesos, no alcanzaría para mantener a una familia de dos asalariados fuera de la pobreza.