La desocupación llegó al 12,3% en el Conurbano

  • Jueves, 20 de Junio de 2019 | País

La zona más populosa del país, clave para las próximas elecciones presidenciales, terminó en segundo lugar en el ránking nacional, solo por debajo de Ushuaia-Río Grande, con 13 puntos.

Los números generan preocupación en el Gobierno, que busca hacer pie en el Conurbano profundo, donde la expresidente, Cristina Fernández, tiene los mayores niveles de aceptación, en algunos sitios por encima del 50 por ciento.

En el último año, la desocupación en esa zona sufrió un incremento de un punto respecto del año pasado, lo que significa más de 700.000 personas desocupadas sobre una población activa de 5,7 millones, de acuerdo a lo difundido por el organismo oficial. En tanto, si se suman también a los ocupados o subocupados demandantes de empleo, en total el 30,1 por ciento se encuentra buscando trabajo en el Conurbano: más de 1,7 millones de personas.

En el desagregado, se indicó que la tasa de desempleo en mujeres llegó al 14 por ciento y tuvo un pico del 27,5 en las menores de 29 años.

En el interior bonaerense, varios distritos mostraron índices de desempleo que alcanzaron las dos cifras. En el Gran La Plata se registró un índice de desempleo del 10,8 por ciento, mientras que en San Nicolás-Villa Constitución (Santa Fe) llegó al 10,7 y Mar del Plata, del 10,1 por ciento. Solo Bahía Blanca Cerri se mantuvo en la cifra única, con 8,4 por ciento.

La cifra más alta                 en trece años

Según informó el Indec, la desocupación a nivel nacional alcanzó los dos dígitos por primera vez en trece años y llegó al 10,1 por ciento.

Según el informe oficial, la tasa de desocupación aumentó un punto en el último año, lo que significa que más de 200.000 personas quedaron afuera del mercado laboral en ese período. Si se proyecta con la población rural, se trata de 2 millones de personas que buscan un empleo.

En tanto, la subocupación aumentó dos puntos, pasando del 9,8 al 11,8 por ciento en todo el país, lo que marca que 2,2 millones de personas buscan trabajar más horas que en la actualidad.

Las cifras publicadas ayer  son las más altas desde 2006, la última vez que el indicador había superado los dos dígitos.

En tanto, la tasa de empleo se redujo del 42,4 al 42,3 por ciento. Esto significa que hay 17,2 millones de ocupados, de los cuales 13 millones son asalariados. En este último grupo, además, aumentó del 33,9 al 35 por ciento el empleo no registrado, lo que implica que hay más de 4 millones de personas trabajando en la informalidad, 200.000 más que el año pasado.

En la estadística se mide también cuál fue el último empleo de las personas que se encuentran actualmente desocupados: el 20,3 por ciento proviene de la construcción, el 17,1 del comercio, y el 10,9 de la industria manufacturera.