Llega a Chacabuco el sindicato de los patovicas

  • Jueves, 04 de Julio de 2019 | Locales

nEl personal de seguridad que trabaja en locales nocturnos y fiestas, popularmente conocidos como patovicas, se están organizando a nivel regional en un sindicato. El objetivo es regularizar la actividad, para que quienes la ejerzan estén debidamente registrados. También para avanzar en la capacitación de sus integrantes.

La información sobre este tema fue brindada en una conferencia de prensa que se realizó ayer a la mañana en la confitería del Club Huracán. Estuvieron presentes Juan Carlos López, de Salto, que es delegado regional del sindicato; Luis López, delegado en Arrecifes, y Fabián Volpi y Ángel Galeano, de Chacabuco, que impulsan la llegada del gremio a nuestro distrito.

La organización que nuclea a los patovicas fue creada once años atrás y es el Sindicato Único de Trabajadores de Control de Admisión y Permanencia de la República Argentina (Sutcapra). Según dijo Juan López, otro de los objetivos del gremio es mostrarle a la sociedad que las tareas que realizan no tienen que ver con la violencia, sino en evitarla.

'Estamos para cuidar, no para pegar', afirmó el delegado. En ese sentido, señaló que se tuvieron contactos con los Bomberos Voluntarios de Chacabuco para realización de capacitaciones en primeros auxilios, reanimación cardiopulmonar y utilización de desfibriladores.

Más del 90 por ciento,'en negro'

La labor de los controladores de admisión y permanencia está regulada por la ley 26.370. En ella se expresa que quienes desempeñen esas tareas deben tener aprobado un curso intensivo de formación que dura cuatro meses. También establece que el 25 por ciento de los patovicas de los bolicheas sean mujeres.

Según se señaló, más del 90 por ciento del personal que cumple esas tareas hoy lo hace 'en negro'. Los patovicas registrados cuentan con una escala de precios por los servicios que brindan, que arranca en los 850 pesos por jornada.

Durante la conferencia, López insistió en separar la imagen de quienes cumplen esas tareas de la de personas violentas.

'Se acabó eso de puños grandes y cabeza chica', dijo. Asimismo, señaló que si un trabajador de control es agredido físicamente no debe responder, sino hacer la denuncia.

Se estima que en Chacabuco hay unas treinta personas que desempeñan esas actividades.

Los representantes del Sutcapra informaron que próximamente se realizará una charla informativa acerca del curso de formación. También dijeron que se busca que los integrantes del gremio puedan finalizar sus estudios secundarios a través del Plan Fines.

La regional norte del gremio ya tiene presencia en distritos como Junín, Rojas, San Antonio de Areco, Carmen de Areco, Baradero, Capitán Sarmiento, Lincoln, Salto y Arrecifes. Además de Chacabuco, están próximos a incorporarse controladores de Chivilcoy y Bragado.

'Vinimos para quedarnos', expresó López.