Por los mayores gastos, el déficit fiscal de mayo llegó a los $ 251.000 millones

  • Martes, 23 de Junio de 2020 | País

El gobierno nacional anunció ayer que en mayo registró un déficit fiscal primario de 251.287 millones de pesos, debido principalmente a un incremento de casi 100 por ciento en los gastos del Estado, en el marco de la asistencia masiva para paliar las consecuencias económicas de la cuarentena.

Según los datos publicados por el ministerio de Economía, en mayo el déficit fiscal primario fue de 251.287 millones de pesos, frente a un resultado positivo de 25.974 millones registrado en el mismo mes del año pasado.

En tanto, los gastos primarios del Estado se ubicaron en 579.000l millones, lo que representa un crecimiento interanual del 96,8 por ciento. Según la cartera que encabeza Martín Guzmán, esto se debió a 'las medidas para sostener los ingresos de las familias, sostener el empleo y la producción y compensar la caída de recaudación de las administraciones provinciales'.

En efecto, en mayo el Gobierno terminó de pagar a unas 9 millones de personas el Ingreso Familiar de Emergencia, un bono de 10.000 pesos destinado a monotributistas que debieron suspender su actividad por la cuarentena, a trabajadoras domésticas y a beneficiarios de planes sociales.

En tanto, también se pagó por primera vez los ATP, asistencia financiera a las empresas afectadas por la pandemia, que consistió en el pago del 50 por ciento del salario de los trabajadores.

Según el informe, el impulso del gasto primario estuvo explicado casi en su totalidad por las transferencias corrientes, las prestaciones a la seguridad social y la inversión pública de capital.

En tanto, los gastos corrientes se incrementaron 279.367 millones de pesos y totalizaron 554.016 millones, lo cual significó un salto superior al 100 por ciento. También las transferencias a las provincias marcaron un récord: alcanzaron los 53.327 millones, explicados, fundamentalmente, por Aportes del Tesoro Nacional (ATN) por casi 11.000 millones de pesos, refuerzos alimentarios a comedores y sanitarios a hospitales provinciales por casi 4.500 millones y erogaciones por 3.800 millones destinadas a reforzar las cajas previsionales provinciales no transferidas, como el IPS bonaerense. 

Por el lado de los ingresos, el Estado obtuvo 328.120 millones de pesos, lo cual reflejó una variación nominal de apenas 2,4 por ciento respecto a 2019, producto de la evidente caída en la actividad económica por las medidas para prevenir el covid-19. 

Los ingresos tributarios, que componen casi la totalidad de la recaudación, retrocedieron un 3,3 por ciento producto de fuertes contracciones en impuestos como el IVA (-7,9 por ciento) o los derechos de exportación (-36,2%), que fueron atenuadas por subas en bienes personales (+1.191) y aportes y contribuciones a la seguridad social (+12,3 por ciento).