Trasladan al detenido a una comisaría de Caleta Olivia

  • Lunes, 24 de Febrero de 2020 | País

El joven de 24 años detenido tras haber sido identificado en una rueda de reconocimiento por el crimen de un niño de 4 años y el abuso sexual de su madre en una playa de la localidad santacruceña de Puerto Deseado, fue trasladado a una sede policial de la ciudad de Caleta Olivia para evitar una posible reacción de los vecinos y el juez del caso prevé indagarlo en los próximos días, mientras se resuelve la situación del otro sospechoso menor de edad.

Fuentes de la investigación aseguraron a Télam que el detenido es un joven de 24 años con antecedentes penales, que ya había sido demorado el mes pasado en el marco de otra causa tras haber sido denunciado por la "tentativa de homicidio" de un familiar suyo también menor de edad, pero la Justicia lo liberó.

El juez de instrucción de Puerto Deseado, Oldemar Villa, ordenó en las últimas horas el traslado del detenido a un sede policial de la ciudad de Caleta Olivia para evitar cualquier tipo de reacción que pueda haber por parte de los vecinos que el viernes y ayer se manifestaron en reclamo de Justicia.

El magistrado tiene un plazo de diez días hábiles para indagar al sospechoso, quien en principio está acusado de los delitos de "rapto, abuso sexual con acceso carnal, tentativa de femicidio (en el caso de la mujer) y homicidio (en el caso del niño de 4 años)".

La detención

El joven quedó formalmente detenido el sábado a la noche luego de una rueda de reconocimiento en el que la víctima lo identificó como la persona que el jueves último la raptó junto a otro joven cuando caminaba por la playa Cavendish para luego abusar sexualmente de ella, golpearla y finalmente llevado cautivo a su hijo, a quien asesinaron a golpes en la cabeza.

Ese mismo joven ya había sido demorado el mismo viernes, horas después del hecho, pero el juez Villa decidió liberarlo porque no había logrado obtener elementos probatorios.

Sin embargo, horas después apareció una hermana de este sospechoso y le contó a los investigadores que su hermano le había confesado el crimen y la violación, por lo que el juez volvió a demorarlo y finalmente ordenó su detención.

Al momento de ser demorado por primera vez, el ahora detenido presentaba algunas heridas cortantes que pueden ser de defensa de la mujer violada, dijeron los investigadores.

Respecto a sus antecedentes, las fuentes aseguraron a Télam que el joven ya había sido demorado el mes pasado, cuando fue denunciado por haber querido asesinar a golpes a un niño, integrante de su familia.

El joven, según las fuentes, permaneció demorado algunas horas, pero finalmente el juez a cargo de esa causa, justamente el mismo que interviene ahora, ordenó su liberación, a pesar de que sigue siendo investigado por ese hecho.

          

Las ruedas de reconocimiento

Por otra parte, el juez Villa aguardaba ayer la realización de al menos dos ruedas de reconocimiento para resolver la situación procesal del otro sospechoso vinculado a la causa, un adolescente de 16 años.

Según las fuentes, ese adolescente se hallaba ayer junto a sus familiares pero bajo custodia policial, a la espera de ser trasladado a la sede judicial para ser sometido a una rueda en la que participarán testigos que supuestamente lo vieron caminando por la playa Cavendish minutos después de haberse consumado el crimen del niño y la violación de su madre.

"En estas ruedas no participará la mujer abusada, sino solo testigos que caminaban por la zona", dijo a Télam una fuente de la investigación.

Reclaman esclarecimiento y cuestionan al juez

Cientos de personas participaron ayer de una movilización en el centro de la localidad santacruceña de Puerto Deseado para pedir por el esclarecimiento del crimen de un niño de 4 años y de la violación de su madre, y cuestionaron el accionar del juez que interviene en la causa.

Los vecinos y vecinas se dirigieron al juzgado donde el juez de instrucción, Oldemar Villa, donde se debía realizar una rueda de reconocimiento de la cual participará el adolescente demorado por el hecho.

Los presentes cuestionaron el accionar del juez Villa en otras de las causas que el magistrado interviene.

'Hubo mucha gente que se acercó con carteles de casos que quedaron impunes. El caso de María fue un detonante', dijo a Télam Cecilia, la mujer que auxilió a la mujer tras la agresión.

Vecinos de la localidad de Puerto Deseado confiaron a esta agencia que el mayor problema del lugar es la presencia de narcotraficantes que venden droga y que muchas de esas causas están bajo la órbita del juzgado que dirige el Juez Villa.

Por otra parte, en las últimas horas se creó un petitorio en la página web change.org con la consigna 'Pena de muerte en Argentina.